19/6/17

BASTIAZU DE FUTURU



Dexa l’alma
que duerma
         de futuru,
cuando’l cielu espolvera nieve
         nes buelgues d’amistá
         qu’arrequexen al mieu.
Dexa l’alma
que duerma
         de futuru,
cuando la lluna amamanta
         al silenciu amorosiegu
         que besa la conciencia
         de güeyos fondos.
Dexa l’alma
que duerma
         de futuru
cuando’l rellume espreceta
         al troníu ente xiblíos
         d’iviernos escaldadizos
         que cuerren a blincos
         ente lluces d’amor.
Dexa l’alma
que duerma
         de futuru
cuando’l vixilante orbayu
         esperrama la vida
         en calmos sentires,
         esfreciendo l’agua
         que fraya la sal
         del venideru mañana.



Toca vacaciones, a lo llargo del branu espublizaráse llibremente dalguna páxinuca del blog, pero seliquino. Tornaremos de nueves p'hacia la seronda. Ta llueu.

.

5/6/17

MUSES: ¿PESEBRE O PARNASU?

Vémonos otra vez, anque namái seya na muerte del señor Marqués de los Payares de les Fontes Reales, y bien que camudaron les coses dende la última vez que cruciamos tres pallabres. ¡Quién nos diba dicir que compartiríemos cuartu en palaciu! Claro, ye tanta la familia que quier tar presente qu’hasta tuvieron de mandar a dalgunos a dormir a un hotel, y mira que ye grande’l condenáu llugar. Toos tienen un migayín d’esperanza que-yos toque dalgo nel testamentu. ¡Fatinos del alma!

¿Alcuérdeste cuando mio madre sirvía d’ama llaves del palaciu? Tábemos yo y ella al vuesu serviciu les venticuatro hores que tenía’l día. Alcuérdome cuando tuve de dir al mesmu colexu que tú pa facete los deberes y la xente, pazguato onde lo haiga, pensaba na grandeza del señor Marqués al págame los estudios. Si supieren que’l llistu yera yo y el zopencu l’afamáu herederu. Costábame abondo tener de facer mal los deberes de mio pa que naide sospechare, sobre tou les redaiciones de llingua, al fin de cuentes tú teníes de siguir los pasos de los ancestros, lliterarios de postín. Tovía ye’l día de güei que cuido que lo mesmo que ficieron contigo, tuvieron d’entamala con ellos. ¡Da igual! Los críticos lliterarios más independientes siempre dixeron que tola familia yereis unos mediocres.

Lo que más me dolió fue tener de facer la carrera universitaria por filoloxía románica, que yera la tradición familiar de los señores Marqueses, y renunciar a lo que siempre allampié, estudiar por filoloxía inglesa. Sicasí, consiguía los llibros d’antiguos alumnos y dedicábe-y los fines de selmana a poneme al día cola llingua de Shakespeare. Fueron cinco años nos que nun fui nin a salir a pasiar un día, porque’l señor tenía de ser el direutor de la revista lliteraria universitaria y, como yera lóxico, tenía de facer tol trabayu yo mentantu tú salíes de folixa un día sí y otru tamién. Y claro, teníes de presentate a tolos premios lliterarios pa facete un nome, y nun veas la de tiempu que me llevaba eso, porque a ti nun te valía cualquier cosa, teníes de ganar de xuru. Home, dalgún enchufe teníes con tolos xuraos, el Marqués daba dineru pa toles fundaciones.


Al salir de la universidá llibréme de ti, los negros que necesitabes yeren de mayor altor que’l fíu d’un ama de llaves. Trabayé de tolo qu’atopaba y, amás, ponía clases particulares a universitarios pa complementar los gastos. Entamé un blog lliterariu que lu siguíen dos aventaos que me dexaben opiniones destructives a cada publicación que llanzaba. Cansu de que me fadiaren aquellos mastuerzos, decidí espublizar n’inglés. Coime, de mano fo la soledá más completa, pero col pasar del tiempu les visites foron a más. Tenía opiniones a mamplén y de tolos continentes. Nada en comparanza contigo que sacabes llibru tres llibru y tocando tolos palos. Nun paraste de recibir premios hasta facete col Cervantes, que dio’l pistoletazu pa nomate académicu de la llingua. Mio madre facíame llegar tolos recortes de les tos fazañes, como si tuviere interesáu nelles. A los otros podíes engañalos pero a min non, negros mediocres pa un home mediocre, esa yera la única realidá nuna sociedá que se dexaba sobornar polos medios de comunicación manipulaos por mediocres que pagaba’l señor Marqués. Arrodiábeste de tolos cafiantes que necesitaben pertenecer a una corriente lliterario que-yos diere ringurrangu, de tolos que queríen llamase intelectuales anque supieren qu’aquel nome sonaba a vaciu, de tola aristocracia y jet que te aplaudieren a cada fiesta que fueres, en fin, de tolos pampirolos qu’atopabes pel camín.

Pali que pali, fíceme blogueru de renome ente tolos otros blogueros y vi como entamaben a faceme comentarios dalgunos escritores de verdá. ¡Qué grandes! Muncho fo lo que deprendí de tola xente cola que compartí blogueando o comentando, caún tenía dalgo que m’amosaba la direición p’hacia onde quería dir, caún aportaba la so visión del mundiu y como lo espresaba, gracies a toos ellos llograba meyorar la escritura, a sabiendes que siempre sedría un aprendiz. Y lo que pasa n’inglés ye que les editoriales saben nutrise de los blogueros, consiguiendo asina que la lliteratura se revolucione y avance. Una llamada de móvil enseñómelo, queríen espublizar la última blognovela qu’espublicé. Y a partir d’ehí, la fama, la traducción a llingües a embute, el recorrer el globu terraqueu con entrevistes, firma de llibros y la denuncia por paternidá del señor Marqués, batalla que gané pol ADN. Y toos contentos, porque soi una personalidá internacional de les lletres y eso visti muncho. Amás, enancho la galería familiar de talentos.


Y agora tamos equí, yo y tú, compartiendo cuartu como hermanu mayor y hermanu pequeñu. Siempre quise tener un hermanu más mozu col que compartir les enseñances de la vida. La primera, y más importante, voi llograr que tolos fíos ilexítimos de la familia seyan a pidir nos xulgaos el so reconocimiento. Y segundo, y non menos valoratible, voi amosar a la xente tolos negros que te escribieron los llibros.





El 15 de xunu espublizaráse una poesía entitulada Bastiazu de Futuru. Hasta entós, ta llueu.




15/5/17

VISIBLE INVISIBLE



Agua

que cae fondera
na soledá de la viesca,
onde naide ye a mirar,
nin escuchar,
nin malpenes sentir
al árbol amatagáu

ente l’aire,
ente’l fueu,
ente’l llanu champán
onde les xaronques
gorgolexen el soníu
invisible
         de
         la
         vida escosa

onde l’esguil
ama silenciosu’l
visible
         camín
                  de
         llunes
ciegues

de tierres mudes,
de soles qu’esfrecen
el sentíu de la mar.

Agua

que me dexes mirando
los relós de solombres
visibles invisibles,

que me dexes marmurar
ente foles d’espuma
visible invisible,

permíteme,
si yes a ello,
abrir los oyíos
y vertir el tiempu
de lo
visible
invisible.





El 5 de xunu tornamos con otra flash fiction entitulada Muses: ¿Pesebre o Parnasu? Hasta entós, ta llueu. 




.

3/4/17

EL VENTILADOR DEL INFIERNU

La cabeza díbame d’un llau a otru como si d’una montaña rusa se tratare. Un ruíu cafiante a ventilador machacón intentaba abrime los güeyos. Los llabios llanzáben-y preguntes a la razón ensin denguna rempuesta sensata. Una lluvia sele pingábame una y otra vez la cara, inundando a tatás les pestañes que ficieron que los párpagos nun tuvieren otra que rendise y romper mansulinos el cierre a la vista. Un mundiu casi en blanco y negro abrióse a una inmensidá qu’abultaba nun tener fin. Vi que tolo qu’arrodiaba a la parte d’alantre de min yeren seres humanos silenciosos, que nun-y gorgutaben nin al silenciu. Caún tenía un ventilador al par d’él que movía les aspes pali que pali. La calor yera aforfugante y dexaba esnidiar el sudu pelos cuerpos en porriques. De xemes en cuando, el ventilador espardía gotes pente toles boques cercanos. Un ascu secudióme les vidayes y entamé a cuspir aquel sabor amarguxu. Oyíme glayar ónde coño tamos. Una voz arrogante soltó un don Xelu Payares faiga’l favor de callar. Sentí una carrapotada de miraes cruciándose cola mio persona. Púnxe-yos focicu llargu y retiraron avergoñaos la mirada.

El ventilador paróse y el sudu ayenu dexó de llegame. Quedé solu naquella inmensidá, denguna de les persones que m’acompañaben podía vese entós. Una lluz azul esfrezante baxó del techu y fízome tremar como a un paxarín en plena nevada. Una voz sicópata pronunció tres de min el mio nome. Escomencipié a sentir que la piel mecía’l fríu con un calor surdío de dalguién. Nun quería xirar la cabeza pero aquella voz garró la siella y movióla xabaz hasta que la mio nariz dio colos sos dientes sangrantes. Señor Payares, míreme cuando-y falo. Nun fuí quien a dici-y pallabra. Tien usté dalgún serviciu que lu desimia d’esti xuiciu. Los pensamientos enllenáronseme de cuernos, rabos y pieles encarnaes, talamente como dibuxaben a los diaños nos evanxelios. Toi faciéndo-y una pregunta, señor Payares, va contéstame d’una vez. El ser que tenía delantre de min tenía tola pinta de salir de los fueos del infiernu. Voi pone-ylo más claro, dalguna vez trabayó como mercenariu cuando taba vivu. Nun yera posible, taba muertu y nun sabía cuándo pasare cosa tala. Tatexé como un bederre pa ser a preguntá-y ónde m’alcontraba. Ta usté nos xulgaos del infiernu señor Payares asina que contésteme y a lo meyor cola usté pal llimbu. Nun fui a quitame la idega de que Dios yera’l que tenía de xulganos. Ta usté mui enquivocáu, como ve lléo-y el pensamientu, hai munchos xulgaos nesta otra vida, y a usté tocáron-y los xulgaos del infiernu. Entamé a esvocexar diciendo qu’aquello nun podía ser. Esti Yahveh ta como una chota, colo fácil que yera la Guerra Santa de Mahoma y dexábemos pa prau esti trámite tan babayu de los mercenarios. Mandé-y que fuere a frir guiyaes, que me dexare tranquilu. Usté sabrá, naide nun diba saber si fue mercenariu o non, podía dir darréu al llimbu xunto a asesinos, pederastes, lladrones, violadores, políticos, cures y toa esa triba xente que guerreen pa Yahveh a los exércitos de los otros Dioses. Díxe-y que tovía podía dir pal cielu. Mire que ye fatu, nel cielu tán tolos señoritangos de la Tierra y aquellos que llogren méritos nel llimbu. El diañu esapaeció enfocicáu, la lluz azul esfízose y tornaron los ventiladores col sudu de tola xente.

Pasiquín a pasu observé que m’averaba más y más a la llinia d’escuridá del horizonte. Les llárimes surdiéronme de los güeyos. Nun yera a creyer que fuere una persona mala na Tierra. Enxamás nun llevanté la voz a los xefes, a la familia, a los collacios… a naide, porque asina lo mandaba la Biblia y porque asina me salía d’adientro. Pero eso diba a camudar. Llevantéme d’un blincu y comencé a correr a nenyures col oxetivu de salime d’aquella llocura. Sentí un garrotazu na cabeza y espertéme na siella casi a piques de llegar a la escuridá.

Y llegóme’l turnu. Trespasé la llinia escura y vime delantre los xueces que diben decidír sobre la mio vida. Namái que me faló unu. Señor Payares, tien usté tres minutos pa cuntanos como fo la so esistencia. Enrabietéme tou y pregunté-y si diba servir pa dalgo aquello. Equí nel infiernu hai llugares meyores y peores pa pasar la eternidá. Díxe-y que pa que sirvíen tolos mandaos de la Biblia. Home, señor Payares, diben ustedes a tener una vida tan mansulina si nun los engañáremos. Decátese usté qu’entós faeríen más revoluciones y dalgunes d’elles saldríen bien y acabaríen col orde de los Dioses. Eché los tres minutos falando de tolo que nun fice por mor de la so vileza, tanto de dioses como de diaños, y finé mandándolos a toos a la mierda. La voz cantante del xuiciu entamó a riíse. Mire que son fatos los humanos, mire que-yos dexamos pistes pa que se decataren de la verdá. Porqué piensa qu’a los llugares ónde diba parar el dinero negro se-yos llamaba Paraísos Fiscales, y eso sólo pa pone-y un exemplu. Fatos, babayos, pazguatos, pininos, soplagaites,… y siguí diciéndome pallabres definitories pelos sieglos de los sieglos.


El 17 d'abril taremos de vacaciones.  El 15 de mayu espublizaráse un poema entituláu Visible Invisible col que volveremos a les andaes. Hasta entós, ta llueu.



.



20/3/17

MIRAES D’AIRE



Foles que serenen el camín onde los nuesos cuerpos crucien les miraes día tres día, ausentes de pallabres, ausentes de futuru, namái enllenes d’esi amor del que conoz los suspiros, del que suaña con un besu imposible, del que deseya esnudar cada migayu de cuerpu conocíu pero nun ye a ello, nun s’atreve a cariciar la piel que sonríe al pasar. Esos segundos onde les miraes d’aire nos averen mantienen la confianza en que quiciabes un día demos el pasu, cruciemos les manes, saborguiemos les llingües, axuntemos el sudu los nuesos cuerpos y seyamos a vivir mirándonos por hores, por díes, por años, por cuerpos etenros d’amor, de llocu sentir, de ti, de min.



El 3 d'abril tornaremos con una flash fiction de Los Payares entitulada El Ventilador del Infiernu. Hasta entós, ta llueu.



.

6/3/17

EL CAXERU

Nun me digáis cómo, pero entré tou enfotáu nun caxeru automáticu, saqué la tarxeta, marqué’l pin y solicité dineru. Al metelu na cartera, decatéme que nún de los billetes había dalgo de sangre, asina como si un mosquitín me picare y dexare la so marca nel papelín. Lo más raro yera que nun me facía falta’l pecuñu, qu’aquella mesma mañana fuere a otru caxeru a sacar. Caberamente tenía la cabeza a uves, bien fuere en casa, bien nel trabayu o bien cuando salía de picos pardos colos amigos. ¡Ai fiu! Nun dexes la chola onde la ropa llavar porque sinón diba destiñísete, dicíame mio madre cada vez que tenía ocasión. El casu yera que nun-y faltaba razón a la probe, acordies me diba faciendo mayor tenía menos chapeta qu’un neñu.

Decidí que me diba facer un home de verdá, tenía de controlar la mio vida y dexar de ser tan tarambaina. La primer decisión fo dexar la tarxeta del caxeru en casa. La segunda, nun tar toles nueches de folixa colos amigonos; y digo yo, nun taría del tou mal faceme con una moza que m’enderezare. La tercera, de xemes en cuando nun sedría malo da-y dalgo de dineru a mio madre, al fin de cuentes comía, mercaba ropa, consiguía tolos potingues pa échame en cuerpu y fumaba a cargu del patrimoniu familiar. La cuarta,…, la cuarta nun me dio tiempu a pensala, sonó’l teléfonu y garrelu darréu. Tratábase de Xandru Payares, collaciu dende’l colexu, que daba una fiesta pa celebrar que la so familia marchare de vacaciones y la casa teníala llibre. Escaecíme desiguida de los mios proyeutos, punxe ropa llimpio, gaste cerca una hora colos distintos potingues y salí a tou meter ensin avisar a mio madre que nun diba cenar, como de costume. Garré l’autobús, punxe’l iPod y escuché música hasta baxame na plaza los Fatos, talamente como llamábemos al llugar por ser de munchu ringorrangu. Oyíase’l xaréu dende la puerta’l portal, vese que Xandru Payares punxere a pinchar al Dj na terraza. Ensin decatame, entré nel caxeru automáticu del bancu qu’había nel edificiu y siguí los pasos davezu pa llograr dineru. Vese que los mosquitos taben a tou trapu, un malditu chupa sangres de barriu residencial picóme nel mesmu deu que l’anterior. Púnxeme tan engafetáu que saqué la tarxeta ensin facer denguna xestión. Al métela na cartera, alcontréme con qu’ésta taba atarraquitada de cuartos. Miré y miré esperando dalgún trucu de maxa, dalguna maravía qu’esplicare aquello. Alcordábame que tuviere polo menos más d’un mes entrando nos caxeros automáticos en nun sé qué suerte d’hipnosis. Dexé la sucursal, piqué la contraseña al timbre la casa, abriéronme la puerta y llancéme tou alloriáu al ascensor. Nun yera nueche pa pensar sinón pa baillar.



Pasé’l domingu chucáu na cama, notábame ensin fuerces, como si tuviere poseyíu por un mal de difícil desplicación. A les diez la nueche llevantéme muertu fame, garré la nevera y di-y un sobresaltu. Noté que baxaba les escaleres hasta’l portal. Nun quedare con naide, nin planificare nada, les piernes asemeyaben llevame flotando ensin que la mio chola les dirixere. Púnxeme a xiblar una canción que nunca escuchare pero, por embargu, sonábame. Oyérela na televisión, taba xuru d’ello. La lluz d’aquel llocal afalóme a acércame a él; nun sirvíen copes, nin comides, yera más, paecía vacíu. Había tres máquines y nun supe cuál usar. Averéme a la pegada al cristal, les otres taben oscures y nun me prestaron tanto. Xixilé que nun hubiere mosquitos, taba fartu de tantu picotazu. Una idega viénome a la cabeza, tábemos en iviernu y naquella estación nun había anxelinos que chuparen sangre. Metí de nueves la tarxeta, nun había mosquitu nin esperteyu que valieren. Al tecletear el pin volví sentir un picotazu. Yera nel deu col qu’emburriaba’l nueve. Garré la tarxeta y salí dando los calcaños. Entós decatéme. Les dos máquines oscures teníen clavaes unes estaques. Tremé como un rapacín y empobinéme pa casa.

Mio madre miróme los güeyos. Ablucó. Nun nos puede tar a pasar esto, fíu, soltó too siguíu. Quitóme les llaves y la tarxeta, pesllóme nel cuartu y aseguróse que naide nun m’ayudare a salir. Una borrina con golor de mugorientu adueñóse de la mio mirada. Ensin desplicación dala, esapaeció la borrina dexando a un caxeru delantre de min. La tarxeta taba introducida. Púnxeme a anotar el pin. Al llegar al nueve, una estaca esgonció’l caxeru. Yera madre que me garró enantes que cayere en suelu. Nun supe yá más nada.
 


Agora toi nuna clínica de desintosicación de les tarxetas de caxeros. Entré nel programa de Bancólicos Anónimos y los vampiros del dineru nun tuvieron más aquello que soltar les garres de la mio alma. Ten curiáu, al entamu nun te decates de nada, pero desiguida, zas, pues ser el siguiente.





El 20 de marzu taremos con toos vós con una prosa poética entitulada Miraes d'Aire. Hasta entós, ta llueu.



.

20/2/17

HOME ENSIN CONCIENCIA DALA



A ti,
         home de paya,
de boca atarraquitada

de patries de fumu
y muerte, vacía los bolsos
de la tierra qu’un día
enterró a los seres de llei

que nun dexaron que
ñarigares
dientro les sos vides
de llibertá

de paz

d’incomprensión
pa colos tos xefes
d’oru y puxarra
que descargaron les sos conciencies
de fueu,
         de sangre,
                  d’esistencies
arrampuñaes con avaricia

nos grifos de solidaridá
y amor
que filvanen les páxines
de versos sentíos.

Esos versos quiciabes dalgún día
señalaránte
                  como
                           a
                           s
                           e
                           s
                           í
                           n




El 6 de marzu espublizaráse la flash fiction de Los Payares entitulada El Caxeru. Hasta entós, ta llueu.



.